4. Árbol del té (Melaleuca alternifolia)

El árbol del té quizá es uno de los aceites esenciales más conocidos y utilizados en el día a día por sus múltiples aplicaciones tanto en la salud, como en el hogar, con más de 3000 años de tradición en su uso. Quizá es el aceite con mayor número de estudios científicos hechos que demuestran su efectividad.
Se extrae de las hojas de la Melaleuca, un árbol originario de Australia. Cuando llueve y sus hojas se empapan dejan ir un tinte marrón que recuerda al té, por ello se le denominó: árbol del té.

Los Principales componentes químicos del aceite son Alcoholes (Alfa terpineol, Terpineol-4 hasta el 30%), Óxidos  (1,8 cineol) entre otros.
Tiene un aroma muy peculiar, que recuerda a un lugar húmedo cerrado, donde lleva tiempo sin entrar la luz.
Entre sus propiedades encontramos que es un gran antibacteriano de amplio espectro, quizá es su característica más importante que no debemos olvidar porque a partir de ésta debemos pensar en él ante cualquier infección de hongos, bacterias, pero también para parásitos, virus, sea cual sea y afecte a cualquier parte o incluso lugar.
A su vez es un gran protector cutáneo, por lo que nos puede servir en lesiones de la piel, para tratarlas y prevenirlas, sobre todo si hay riesgo de que se infecten o que ya lo estén. Útil en varices, en hemorroides, piernas pesadas, picadas de insectos, incluso prevención de quemaduras cutáneas cuando se recibe radioterapia (va bien mezclarlo con Niauli en éste caso).
Es muy bien tolerado en niños.
Formas de utilizarlo: Vía interna, vía externa, en inhalaciones, para el hogar.

Propiedades:

– Potente antibacteriano de amplio espectro, ideal para infecciones bucales, en vías respiratorias, urinarias, ginecológicas, cutáneas…
– Contra hongos, parásitos, virus, bacterias
– Estimula el sistema inmunitario (sube las defensas)
– Protege la piel en radioterapia, en quemaduras solares.
– En problemas de piel, para las inflamaciones y picores, caspa, costra láctea, ulceras varicosas, sabañones, heridas, hongos, acné, eccemas, muguet, sarna, urticaria, piojos, pulgas, psoriasis, ulceras decúbito (son ulceras de la piel que se hacen por pasar muchas horas en la misma posición, sobre todo en personas mayores que están encamadas)
Valoración del aceite: ***** Indispensable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll To Top