El Poder Emocional de la Bergamota

Después de la demostración científica de sus efectos quiero presentaros todas las características del aceite esencial para que conozcáis todas sus propiedades.
Bergamota (Citrus aurantium ssp bergania) esencia extraída por presión en frío de la piel del fruto. Llamada Bergamota por la ciudad de Italia donde se vendió por primera vez: Bérgamo.
Sus principales compuestos químicos son Ésteres (acetato de linalino) Tepenos (limineno, pineno) y alcoholes (nerol, geraniol). Hemos de vigilar con la aplicación de esta esencia en la piel debido a que algunos de sus compuestos son furocumarinas (bergapteno y bergamotina) que incrementan a producción de melanina pudiendo producir manchas en la piel si se expone al sol (es fotosensible).  Tiene un gran valor terapéutico quizá no tanto por las características de sus propiedades en los tratamientos físicos, pero sí en su acción en el campo emocional.
Es anti-bacteriano, antiespasmódico, carminativo, digestivo y laxante, calmante del sistema nervioso central.
Pero ¿para que utilizamos su esencia en el día a día? Una vez lo tenemos en casa ¿para que nos puede servir? Sinceramente a nivel físico para pocas cosas, no es un aceite como el árbol del té con múltiples utilidades, más bien tiene uso limitado a problemas digestivos, es un buen calmante de los cólicos del bebé, por ejemplo, pero si no tienes hijos pequeños en casa no te sirve. También ayuda a re-equilibrar en problemas de piel en caso de eccemas, acné, herpes pero su precaución con el sol hace que no siempre sea el aceite de elección en las formulas. Así pues, sinceramente, no creo que justifique tenerlo su acción terapéutica a éste nivel, pero si lo hace a nivel emocional, es un aceite ESTRELLA para la ansiedad, la depresión, la tristeza profunda, la desesperanza.
Su descripción emocional es:
La Bergamota es uno de mis aceites predilectos, su aterciopelado aroma cítrico que recuerda a una mezcla extraña entre mandarina, limón y naranja, nos transporta a la magia de la calma, a la serenidad de un suspiro ahogado, un momento de silencio para las almas atormentadas por el caos del día a día.
Me gusta describirla como luz en la oscuridad porque es capaz de darnos esa pequeña brecha de esperanza que nos puede guiar a salir del túnel en el que la desesperanza nos ha metido, cuando nos sentimos perdidos, cuando no vemos ventanas más allá de los muros en los que la vida nos ha dejado encerrados, su aroma es capaz de hacernos suspirar, no un suspiro cualquiera, sino ese que te dibuja una sonrisa que nace desde lo más profundo de nuestro interior.
Es uno de los aceites que siempre nos ha de acompañar en la terapia emocional, porque nos guía hacía la resolución de los conflictos, pero no porque nos de la solución, no hablamos de ese tipo de magia, sino porque nos da la fe, la seguridad de que hay esperanza más allá de lo que vivimos, de la nube que nos rodea y nos asfixia con infinidad de problemas y penumbras.
Os propongo una cosa, en momentos de confusión, de angustia, es esas situaciones que gritaríais porque no podéis más, que huirías de vosotros mismos, de vuestras vidas, de todo lo que os rodea pero no podéis hacerlo por que no sabéis a donde ir, porque estáis perdidos en la oscuridad del pensamiento, en ese momento, coger el aceite esencial de bergamota, cerrar los ojos y percibir su aroma, simplemente, respirar su fragancia y sentir como centellea una luz que lo cambia todo.
Eva Ruth González Garcia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll To Top