Reutiliza y haz tu propia sal de Baño!

¿Te ha pasado sentir que es una pena tirar el frasco de aceite esencial cuando se acaba porque aún conserva aroma? A mi sí, es una lástima sentir la fragancia del aceite esencial latente en el fondo del frasquito pero no poder utilizarlo porque no queda suficiente para extraer una gota... por ello os doy una solución para aprovechar hasta la ultima partícula aromática.

More...

​Coge un quilo de sal del Himalaya o sal de atlántico no refinada y ponla en un frasco de cristal grande, para un quilo y medio más o menos y cuando se te acabe un aceite esencial ponlo dentro del bote de sal sin el tapón de rosca y sin el gotero. Tapa el frasco y mezcla. 

Deja el frasco cerrado. Cuando necesites sales de baño tan sólo tienes que coger un par de cucharadas de ​ésta sal y volver a cerrar el frasco.

A más botes de aceites más aroma y propiedades tendrá esta sal ya que en realidad es muy poca cantidad de esencia la que queda en ella, pero es una manera de reciclar al máximo la aromaterapia!

Feliz aroma!

Eva Ruth González Garcia​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll To Top