El origen de “Tu síntoma” lo tienes contigo siempre...

El origen de “Tu síntoma”

El estrés

el corre-corre diario, nuestros pensamientos, el tipo de alimentación más o menos saludable y equilibrada que tengamos, los productos de aseo personal y de limpieza que utilizamos a diario, la polución ambiental, el sedentarismo, esa enfermedad que pasaste en la niñez o esa dolencia que un día apareció y parece que se quedó contigo; va y viene periódicamente, pero tal vez no consigues que remita del todo y comienza a cronificarse… …Todo esto es “el origen”.

Ya casi lo asumes, se van sumando con los años y consideras que forman parte de tu vida. Lo llamas “tu punto débil” y cuando el estrés te supera o sientes que estás con poca energía, sabes que tus defensas, tu sistema inmunológico, hace lo que puede pero no te paras a escucharlo, sólo esperas que esta vez sea leve. Es “tu síntoma” o tu enfermedad, que al fin y al cabo es un conjunto de síntomas.

More...

Tal vez te suena esto, todos lo hemos vivido alguna vez, a veces tenemos los mismos síntomas que otra persona que también padece la misma enfermedad, pero otras veces son muy diferentes y no parecen tener nada que ver y ... ¿por qué te explico todo esto?   

Te lo explico

porque quiero que entiendas que tapar o controlar el síntoma, aunque es necesario en casos agudos, no siempre ayuda del todo cuando se convierte en un síntoma crónico, sólo temporalmente. Por eso es importante ir al origen de la enfermedad, a lo que te está ocasionando esos síntomas que desde hace tantos años arrastras y que ya se están cronificando. 

De esta forma es como se trabaja con los imanes y el biomagnetismo, detectando y equilibrando las zonas de tu organismo donde hay desequilibrios energéticos, para ir corrigiéndolos y así apoyar y ayudar a tu sistema inmunológico, a tus tejidos, glándulas o sistemas a equilibrarse y reponerse. Ayudar a tu energía vital. 

¿Y cómo se hace esto?

Se hace realizando rastreos completos en todo el cuerpo, punto por punto, situando los imanes por pares sobre las zonas alteradas para reequilibrarlas. Encontrando los pares biomagnéticos que están asociados entre sí y que están provocando una sintomatología más compleja y tal vez diferente a la de otra persona. 

Según el tipo de distorsión que identifique el par, en biomagnetismo, clasificamos los pares biomagnéticos en pares regulares, disfuncionales, especiales, reservorios, psicoemocionales, temporales y complejos. Las asociaciones entre ellos son las que nos provocan los síntomas o en su conjunto, enfermedades o síndromes.

Todos somos diferentes y en cada nuevo rastreo iremos encontrando nuevos pares y asociaciones entre ellos, desde los más recientes hasta los que tal vez de forma sumatoria,  hayan ocasionado esa enfermedad crónica. 

Es por esto que te explico, que en Biomagnetismo no existen “fórmulas o recetas para…”, tus síntomas y el origen o asociaciones de pares biomagnéticos que los ocasionaron pueden ser muy diferentes a los de otra persona. Las fórmulas tal vez te alivien o tal vez sólo temporalmente…lo importante es aprender a utilizar los imanes. 

Tal vez un día sólo te alivie, pero también puede que rastreo tras rastreo y par a par, con perseverancia, te des cuenta que hace tiempo que “tu síntoma” no te visita...entonces será que ya encontraste “el origen”.


Pilar González
Profesora de Biomagnetismo y Par esencial en Amaris Natural

Si quieres saber más sobre esta técnica, puedes ver información en la escuela:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *