Empieza el cole y ¿Empiezan los nervios?

Se acerca el empezar el colegio, siempre es época de cambios, nuevos profesores, a veces compañeros nuevos, pero sobre todo cambio de ritmo, volver a coger el hábito de ir a dormir pronto, levantarnos temprano, aguantar todo el día despiertos, atentos y concentrados… No es tarea fácil después de varios meses de vacaciones y descontrol horario.
Cuando intentamos que los niños empiecen a coger el horario nocturno ellos no tienen sueño, y no sabemos cómo hacerlo.
Una opción que te puede ayudar son los aceites esenciales, tanto para prepararnos para dormir como para difundir en casa y crear un ambiente más distendido de relajación.

Para ello ampliamos nuestro botiquín con dos aceites, el de Lavanda (Lavandula angustifolia) y la esencia de Naranja dulce (Citrus sinensis). Ambos son muy bien tolerados en niños, incluso en bebés, y nos pueden dar mucho juego por las múltiples aplicaciones «extras» que iremos descubriendo.
De entrada comentar un poco sus propiedades, los dos son ideales para relajar el sistema nervioso, para ayudarnos en insomnio, ansiedad, estrés, agitación, calambres, incluso cuando se llega a somatizar a nivel físico ese nerviosismo con dolores de barriga, migrañas o asma que empieza después de muchos nervios. (ver ficha de los aceites)
¿Cómo los utilizaremos? Te propongo iniciar un nuevo ritual muy sencillo pero se debe repetir cada noche, buscaremos crear un momento de tranquilidad que nos ayude a favorecer la relajación, un poco antes de la hora prevista para que el niño se acueste, pondremos una luz indirecta y tenue en su habitación, le pedimos que se estire en la cama. Aplicamos en nuestras manos dos gotas de cada uno de los dos aceites y unas gotas de un aceite vegetal, el que tengáis en casa, pero si es posible de una aroma neutro o suave como puede ser el de almendras, así no se alterará el olor de la lavanda y la naranja. Os frotáis las manos y empezamos un suave masaje en los pies, no hace falta saber de reflexología, lo único importante es empezar por las plantas para que a través de éstas se absorban al máximo las dos esencias, el resto es cuestión de mimo.
Si el niño no tolerará el contacto por cosquillas, cosa que a veces pasa, no nos hemos de preocupar, es suficiente con que pongamos nuestras manos sobre sus plantas de los pies del pequeño y las dejemos 5 minutos reposando encima para que los aceites con el propio calor  de la piel ayuden a que penetren y actúen.
Pensar que los aceites funcionan igual, el masaje es por generar un ritual, puede ser un buen momento para comunicarnos con ellos, que nos expliquen sus preocupaciones, eso también les reducirá el nerviosismo, ¿no os ha pasado que después de explicar que os angustia os quedáis más tranquilos? Pues a los peques les pasa lo mismo, además se crea un vínculo muy bonito de confianza y tranquilidad. Saber que estaremos ahí cada noche aunque sean 10 minutos solo para ellos en su momento de «relax» ya les predispone a la tranquilidad.
Para acabar, podemos hacer un suave masaje en la espalda, es suficiente si dibujamos una línea arriba y abajo a los lados de la columna vertebral, como si la quisiéramos situar. Primero un lado, luego el otro. Para ello podemos ponernos un poco de aceite como hemos hecho en los pies.
Ahora que aun hace calor es ideal hacer los dos masajes, pies y espalda hasta que llegue el frío.
Pasada una semana del inicio del  ritual de «relajación» ya podremos empezar a difundir el aroma en casa con un difusor porque o podéis simplemente poner una gota de cada aceite en un algodón y dárselo a oler en el caso que no tengáis difusor para ponerlo en el ambiente, ya tendrá asociado el aroma a la relajación, veréis que el niño, y vosotros, lo oléis y suspiráis…
Si alguna noche os cuesta dormir podéis poner los dos aceites en un difusor en la habitación 10 minutos antes de acostaros, o  poner una gota de cada aceite en un algodón y meterlo entre el colchón y la sabana bajera, no tengáis miedo que se manchen las sabanas, si es aceite esencial puro no mancha, se evapora y no deja marca. Y felices sueños relajados!
Próxima publicación: ¿Empiezan los estudios y no se pueden concentrar?
Suscríbete para recibirlo!
Eva Ruth González Garcia

2 opiniones en “Empieza el cole y ¿Empiezan los nervios?”

Eva Ruth González Garcia

Hola! Genial, espero poder saber un poco más de tu experiencia con los aceites!
un abrazo

sara

Hola Eva:
Muchas gracias, lo pondré en práctica, me será muy útil, ya que a mi hijo le cuesta relajarse y expresarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *