La caspa ya no es un problema!

La caspa ya no es un problema!

¿Estas harta de buscar tratamientos para la caspa? ¿te funcionan durante un tiempo y luego te fallan? Si los dejas te vuelve la caspa?

La caspa puede estar relacionada con el estrés, y variar en su gravedad dependiendo del proceso inflamatorio, tiene relación también con nuestra nutrición. Por ejemplo es normal que aparezca cuando hacemos cambios de dieta un poco bruscos. Se a como sea, y sin olvidar que debemos buscar y tratar la causa que la origina, te presento una loción anti caspa muy sencilla y practica que da muy buen resultado para aliviar ese efecto tan desagradable.
Para ella necesitas:
– 30ml de Vinagre de manzana
– 10 gotas de aceite esencial de árbol del té
– 10 gotas de aceite esencial de Romero qt cineol
– 5 gotas de aceite esencial de cedro del atlasvinagre de manzana

Mezclamos los ingredientes en un frasco oscuro y agitamos muy bien. Antes de dormir coge un algodón empapado con la mezcla y separando el cabello por mechones ves empapando el curo cabelludo a modo de toques. Deja que se seque al aire libre (sin usar secador de pelo) y que actúe toda la noche.
Por la mañana lávate el pelo con un jabón suave, bien aclarado. Tranquila que no olerá a vinagre!
Si quieres potenciar el tratamiento, puedes añadir en tu bote de champú una cucharada sopera de arcilla verde, lo tendrás que mezclar muy, muy bien, y agitar el champú antes de usarlo para evitar que la arcilla sedimente en la base del frasco.
La arcilla te permitirá nutrir la piel y el cabello, regular el pH y equilibrar el problema de la caspa. Pero cuidado si tienes el pelo teñido, no porque haga reacción pero si porque puede ser que notes que el tinte te dura menos, es normal, la arcilla tiene la propiedad de arrastrar las toxinas y para nuestro cabello, aunque no nos guste, el tiente es un componente extraño puesto allí de forma artificial…
La verdad es que independientemente de ese pequeño detalle, usar la arcilla en el champú es una buena ayuda para nuestro cabello.
Feliz noche y feliz aroma!
Eva Ruth González García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *