La miel, una buena amiga de los aceites esenciales

 La miel puede ser la base para poder ingerir los aceites esenciales, su dulzor amortigua el sabor que pueden tener algunos aceites como el árbol del té, por ejemplo, y nos ayuda a su vez con sus grandes propiedades tales como:
– Es rica en minerales como sodio, potasio, magnesio, calcio, hierro, manganeso, cobre, fósforo, zinc, selenio, vitaminas A, C y del complejo B. 
– Es antibiótica
– Es muy digestiva,

– Favorece la absorción del triptofano, por lo que se considera relajante, puede ayudarnos a combatir el insomnio.
– Es una buena fuente de hidratos nutritivos, fuente de fósforo y hierro, ideal en edad de crecimiento para mantener sano el cerebro y las defensas.
– Suaviza y previene infecciones, por lo que ayuda en dolores de garganta, gripes…

Pero ¿Cómo la utilizamos? Te doy unas cuantas ideas para poder incorporar este nutritivo alimento a tu vida con poder curativo.

Para que haga de vehículo de los aceites esenciales sólo tienes que coger una cucharada de miel y añadirle una o dos gotas de aceite esencial (una en niños mayores de 3 años, dos en adultos), mezclar bien y tomar.
Pero ¿para qué?
Dolor de garganta: Unas gotas de aceite esencial de limón en un poco de miel nos puede ayudar a combatir el molesto dolor de garganta, suavizará el escozor al tragar y ayudará a luchar contra las bacterias causantes de la infección, ya que en un 70% de los casos con anginas bacterianas producidas por estreptococos.
– Contra la tos: Unas gotas de Ravintsara en un poco de miel nos ayudará a combatir la tos, los refriados, gripes, bronquitis y cualquier infección de vías respiratorias.
 Para dormir bien: Una gota de lavanda y una de mandarina en un poco de miel puede ser de ayuda esas noches que no consigas dormir.
Fuera ansiedad: Una gota de lavanda en un poco de miel varias veces al día te ayudará a calmar la ansiedad y regular tu sistema nervioso.
Dolores de estómago: Una cucharadita de miel con un poco de Lemongrass puede ayudarte a combatir gastritis y dolores de estómago, incluso a luchar contra el Helicobacter Pilory (próximamente escribiré un post sobre esta bacteria)
Desintoxicar tu cuerpo: Una cucharada de miel con dos gotas de limón en ayunas te ayudará a depurar el organismo, a tratar el hígado graso y a disminuir trigliceridos y ácido úrico.
Llagas: Una gota de lavanda y una de árbol del té en un poco de miel puesta en las molestas llagas de la boca te ayudarán a tratarlas, cicatrizarlas y reducir la molestia que ocasionan.
Labios secos: Un poco de miel con una gota de Aceite esencial de palmarrosa nos ayuda a mantener nuestros labios hidratados y sanos.
Heridas que no cicatrizan bien: En llagas, ulceras, o heridas de cualquier tipo que no cicatrizan bien y tienen riesgo de infectarse, puedes utilizar la miel con unas gotas de árbol del té y lavanda, verás el cambio en muy poco tiempo.
Mascarilla facial: Contra el acné unas gotas de árbol del té en un poco de miel y aplicado sobre la piel, es una mascarilla facial extraordinaria contra el acné, desinflama, cicatriza y nutre la piel a la vez que equilibra las bacterias causantes de esos desagradables granitos.
Un requisito indispensable para conseguir todo lo dicho aquí, que la miel sea de CALIDAD, no vale una miel de esas de supermercado que no cristaliza, que es muy líquida porque están pre-calentadas para que la apariencia sea siempre la misma pero ésto destruye gran parte de las potentes propiedades de la miel y que contiene azucares añadidos porque eso no es miel.
Ves a un herbolario o tienda de dietética y compra una miel, si puede ser ecológica mejor.
Dulce y feliz Aroma!
Eva Ruth González Garcia

1 opinión en “La miel, una buena amiga de los aceites esenciales”

Eva Ruth

Gracias Mara 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *