La Sombra Inconsciente ¿qué es?

La Sombra Inconsciente

Recuerdo aquella tarde de otoño… recibiendo la formación para ser profesora de yoga, cuando José Luis, nos habló de un concepto nuevo para mí: la Sombra Inconsciente.

Algo despertó mi curiosidad, ¿qué sería eso de la sombra inconsciente? En principio no me sonaba nada bien ¿sombra?, ¿inconsciente?, pero reconozco que a la vez, me atraía mucho.

A partir de aquella sesión, mi mundo cambió 180o. Nunca más volví a mirar a los demás igual y a mí misma tampoco.

Bueno, voy a ir al grano, que no os quiero entretener más. ¿Qué es la sombra inconsciente? Es aquello que está en los demás, que también habita en mi interior, pero todavía no lo he descubierto.

More...

Os pondré un ejemplo:

A mí me ponía muy nerviosa cuando alguien me metía prisa. Porque sentía que no me dejaba llevar mi ritmo. Tiendo a ser lenta, la verdad. Y cada vez que mi pareja me insistía en que acelerara, me estresaba. 

Cual fue mi sorpresa, cuando un día, me encontré insistiendo a mis hijos para llegar a tiempo al  instituto y observé que era algo que hacía cada mañana. Además tenía un tema personal que solucionar y quería que fuera “ya” y además me agobiaba porque las cosas que me había planificado hacer aquella mañana, me estaban costando más de lo previsto.

Ese día la vi, sí, se hizo Consciente mi Sombra, Yo también era IMPACIENTE.

Desde entonces, cuando en casa hacemos alguna referencia al ritmo, entre risas, nos miramos con Amor.

De éste y mil ejemplos más que surgen en la  vida cotidiana, lo interesante es preguntarnos ¿cuánto de esto, que me está molestando o irritando de los demás, tengo yo también?

Al final la clave es cambiar el foco de atención, en lugar de mirar hacia fuera (el entorno), la observación tiene que ir hacia dentro (mi interior). Y esto el yoga nos lo enseña muy bien. 

La sombra inconsciente también nos habla de aquellas cualidades que nos fascinan de los demás.

Si observamos  detenidamente también existe esa habilidad en nosotros, aunque tal vez de momento sólo sea en forma de semilla, porque falte desarrollarla. A veces hay facetas de nosotros que nunca nos hemos permitido y están ahí deseando salir a la luz.

Me apetece compartiros que en mi caso, fue el dibujar. Mi hermano había hecho bellas artes, él era el artista de la familia y yo ingeniería, así que la estudiosa de la casa. ¿Plantearme yo hacer un dibujo? ¿Estamos locos? Era algo impensable. Había oído tantas veces las mismas etiquetas en mis padres, que me había identificado completamente con ellas.

Tengo una pareja de amigos que dibujan maravillosamente bien y me encantaba ver sus obras, una y otra vez, hasta que una mañana, después de una cena con ellos, me levanté, todos dormían, cogí un lapicero, una hoja y…. dibujé. Cuál fue mi sorpresa, se me daba bastante bien!! Y sobre todo disfrutaba con ello. 

Así, que si algo he aprendido de Jung con su concepto Sombra Inconsciente y de toda la capacidad de autoconocimiento que me ofrece el yoga, es que hay un universo en mí que está deseando salir a la luz. Y si os digo la verdad, tengo un montón de ganas de conocerlo.

Marta Morales
Profesora de Yoga de Amaris Natural

¿Quieres sabes más sobre nuestro curso de yoga? Clica aquí: SABER MÁS

3 opiniones en “La Sombra Inconsciente”

Pilar

Qué cierto es esto Marta! …y cómo vamos en modo piloto automático no nos damos cuenta. A mí también me ha pasado y la verdad es que es una liberación dejar tu sombra atrás y mirar de frente al sol…y me acabas de hacer consciente q a mi también me pasó algo parecido con el dibujo, me encantaba, relajaba y abstraía pero resulta q desde la adolescencia no he vuelto a pintar….hace unos meses que me llaman mucho los mandalas y he vuelto a colorear mi vida. Gracias por tus reflexiones.

Sole

Me encanta este tema. Decimos mucho eso de trabajar en uno lo que nos rechina en otro.. Hoy has descrito con maestría este concepto que es difícil de hacer entender, porque normalmente nos ponemos a la defensiva.
Gracias por tus apotaciones tan valiosas. Queda más claro que el camino siempre es hacia el interior.
Un abrazo

Maria José

Buen día! gracias Marta por compartir tu experiencia. También así lo creo además de la sombra personal está la colectiva. pero cómo tu dices, primero hay que ve en mi aquello que me molesta del otr@ es justo cuando lo hacemos, ponemos una luz a esa oscuridad que a través del otro puedo ver, aceptar y hablo de ese proceso en mí querida (que también te agradezco por formar parte en esa parte del camino), pude ver tu paciencia, sosiego y escucha. Agradeciendo en este compartir y poner una semilla cada una encontrando ese espacio lugar que nos habita y late.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *